CONÓCENOS





Garantizar las condiciones y derechos para el desplazamiento de los sujetos de la movilidad: Personas con discapacidad, peatones, ciclistas, usuarios de la movilidad no motorizada, motociclistas, automovilistas, usuarios, conductores y prestadores del servicio de transporte en todas sus modalidades, así como las empresas de redes de transporte y que ésta sea de manera segura, igualitaria, sustentable y eficiente.
Crear en cada uno de los habitantes del estado una cultura de movilidad con un enfoque sustentable, que coadyuven en implementar la filosofía de sistemas de transporte que reduzcan o mitiguen los costos sociales y ambientales, siendo generadores de un cambio social, ecológico, alternativo y económico en Baja California.
Planificar, regular, controlar, administrar y gestionar la movilidad y el transporte público de personas y bienes en todas sus modalidades, garantizando las condiciones y derechos para el desplazamiento de todos.




El panorama mundial sobre la movilidad urbana plantea un desafío masivo porque las grandes ciudades deben comenzar a adaptarse a la idea de que el porcentaje de habitantes se duplicará, al igual que el número de traslados.

El desplazamiento de millones de personas es una variante en su calidad de vida y afronta retos de gobernabilidad y contaminación.

Se debe considerar a la movilidad como un derecho humano que garantiza los servicios, bienes y espacios para el desarrollo pleno y mejor calidad de vida.

Con esto inicia la transición hacia un nuevo modelo que permita lograr la integración en los sistemas de transporte y movilidad, el reconocimiento de la seguridad vial como eje rector de la política pública y una nueva jerarquía Constitucional, que otorga prioridad a los usuarios más vulnerables de la vía.